Fujimori está de fiesta

Written by admin on . Posted in Actualidad

César Hildebrandt

Javier Villa Stein ha llegado a la presidencia de la Suprema. Es, por lo tanto, el flamante jefazo del Poder Judicial. Alberto Fujimori debe de estar más que feliz. Su malevaje congresal brinca de alegría. Montesinos debe de estar guiñándole el ojo a algún secuaz.

Leyendo el blog “Útero de Marita”, recuerdo:

Villa Stein ha opinado que los vladivideos no debieron de ser considerados como pruebas porque fueron obtenidos sin la autorización de un juez.

Villa Stein ha señalado que los hermanos Wolfenson fueron víctimas de una politización de su caso cuando el tribunal anticorrupción respectivo los condenó a la cárcel por haber sido las jetas y el drenaje del SIN fujimontesinista.

Villa Stein también defendió a sujeto tan pringado como Eduardo Calmell del Solar, (a) “Chapulín”, director de “Expreso” cuando ese diario competía con los mayores vertederos de Lima.

Villa Stein ha asesorado a José Villanueva Ruesta, uno de los generales ladrones del Fujimorismo.

Villa Stein ha asesorado a Blanca Nélida Colán, la “mami” del ministerio público, cuando ministerio público se escribía con minúsculas por públicas razones.

Villa Stein ha asesorado a Alberto Kouri, el baboso de los quince mil dólares y el camioncito refrigerado con el que iba a repartir pejerreyes y lornas.

Villa Stein es, aunque no venga al caso, orgulloso papá del abogado Ernesto Villa Morán, que trabajó hasta hace poco para el estudio Nakazaki y que actualmente es asesor del congresista Fujimorista Rolando Sousa.

Villa Stein es gran amigo de Robinson González, el supremo rabiosamente Fujimorista que espera hacerse con el “caso Fujimori” apenas llegue a esa instancia (y por encargo, por supuesto, de Villa Stein).

A esta ayuda-memoria se suma lo que Villa Stein ha declarado ayer en “Caretas”:

-Que los vladivideos siguen siendo pruebas prohibidas.

-Que el dinero encontrado en las cuentas de Montesinos “no prueba necesariamente” que se haya cometido un delito (con lo que Villa Stein pasa de jurisperito Fujimorista a potencial secuaz de la banda que secuestró al Perú durante una década).

-Villa Stein sigue insistiendo en que Calmell del Solar fue víctima de “una cacería de brujas”. Lo probaría el hecho de que la justicia de Chile se negó a extraditarlo.

-Sigue diciendo que “hubo mucha beligerancia y mucho encono” en el caso de los hermanos Wolfenson, olvidando las simas de miseria moral que las publicaciones de los hermanos Wolfenson alcanzaron.

Y ahora, siempre según la entrevista concedida a “Caretas”, Villa Stein ha incorporado a su agenda dos ambiciones que coinciden también con las del APRA que gobierna y las del alanismo sin escrúpulos:

-revisar la estructura legal que permite al Consejo Nacional de la Magistratura nombrar y ratificar a los jueces;

-y tumbarse el Tribunal Constitucional, convirtiéndolo en una sala de la Corte Suprema.

De modo que estamos advertidos.

La alianza apro-Fujimorista, que ya controlaba la Corte Superior de Lima, acaba de tomar el mando supremo del Poder Judicial.

Y todo esto sucede mientras la atención pública disfruta del espectáculo menor de un sinvergüenza que se ríe de unos congresistas venidos a menos.

El APRA tiene vocación de arrasadora neoplasia.

No necesitamos a la oposición.

Necesitamos a un ejército de oncólogos.

Sólo el INEN salvará al Perú.

Compartir en facebook